PENTIAN
La Revolución en la Edición catálogo | tienda | cómo funciona | distribución y venta | blog
Notice

Una bala para una sola cabeza

Por Robert Berl

El blog de Robert Berl

ADENTRATE EN "UNA BALA PARA UNA SOLA CABEZA"

Añadido el 15/03/2017
Imagen 1

Es la historia de un exmilitar llamado Peter Drid que siendo encarcelado por una traición, se plantea su venganza, con dos compañeros, de anteriores altercados que les une su anterior jefe llamado Edgar Walker. Toda esta historia transcurre en la ciudad de Londres durante un largo tiempo, con diferentes personajes y sucesos donde se ven implicados dentro de un negocio de extorsión y de mercado negro.

Aquí tenéis un trozo del libro para que podáis disfrutarlo:

Peter trabajaba para un opulento y mafioso, llamado Edgar Walker. Su principal trabajo era comprar género de un valor adquisitivo muy alto, como algún cuadro, joyas, diamantes y muchos más artículos. Peter sólo se encargaba de hacer el intercambio, o sea, tú me das la mercancía y yo te pago. Es así de sencillo, le explicó el primer día Edgar Walker a Peter y de esta manera funcionaba la empresa. Sin preguntas ni comentarios, trabajando ensimismado y correctamente vestido.
Las normas de la empresa eran igual para todos los que trabajaban para Edgar Walker, en total eran tres, Peter Drid, James Weber y Frank Murray. El trabajo era sencillo, pero a ojos de la legalidad era un trabajo ilícito. Las autoridades perseguían estas labores, por el motivo que se conoce como mercado negro. A Peter le importaba muy poco si su trabajo era ilegal, lo que le importaba era el dinero que le pagaban para hacer de intermediario. Edgar confiaba con sus tres emprendedores y a Peter le caía bien.
Ese mismo día de Abril, Edgar Walker llamó a Peter por teléfono diciéndole que viniese a su mansión por trabajo. Peter en ese momento estaba limpiando su automática y sin perder tiempo, se vistió en cinco minutos y con sus gafas de sol cerró su vivienda y cogió el coche. Él vivía en el norte de Londres, en el distrito de Holloway. El trayecto hasta la mansión de Edgar duraba unos veinte minutos, estaba situado en las afueras de Potters Bar en un lugar tranquilo sin problemas de vecinos. La mansión de Edgar Walker parecía un castillo del siglo XVIII y a Peter le gustaba mucho ese edificio, siempre había soñado con tener uno.

Muchas gracias,