PENTIAN
La Revolución en la Edición catálogo | tienda | cómo funciona | distribución y venta | blog
Notice

El Pantheón: Inmersión

Por Nur Brizuela Bustos

El blog de Nur Brizuela Bustos

DE GRIEGOS Y CORDOBESES. DE ESTEREOTIPOS E INDIVIDUALIDADES.

Añadido el 05/12/2017
Imagen 1 Imagen 2

¿Habrá diferencias entre nosotros?
No hay manera de comparar a la ‘Cuna de la Civilización’ con ‘La Docta’. Primero porque se hallan a años luces de distancia, segundo porque uno es un país y el otro una provincia, tercero porque hablan lenguas completamente desconocidas para ambos. Sí, ya sé lo que vas a decir. Muchos griegos hablan español... y yo te voy a responder: ¡¿Tái seguro?! Detén a un cordobés en medio de la Avenida Colón y pregúntale: ¿En qué idioma estoy hablando si te digo “Efjaristó”?, seguro te contesta que en chino básico, o en alemán (que para nosotros es lo mismo). Ahora detén a un griego en medio de la Avenida de las Universidades y dile con emoción: ¡Da ocote! Y no, a ese español el griego no lo conoce. Y cuando el griego te levante la mano y te muestre su palma abierta con sus cinco dedos es muy probable que, en vez de sentirse insultado como debería, o chocar los cinco como haría cualquier otro, el cordobés le diga: ¿Tenés alguna pregunta? Porque, en cuarto lugar, los lenguajes corporales de ambos difieren en grande. Sin embargo, hay un par de preguntas que podría hacer y que recibirían la misma respuesta tanto de un griego como de un cordobés.
¿Es la comida importante en tu vida? ¿Hay tanta comida siempre en tu mesa familiar?
¿Cuánto se mete tu familia en tu vida? ¿Cuántos primos, tíos, hermanos, padres, abuelos tienes que no tienen ningún tipo de parentesco contigo?
¿Cuándo fue la última vez que fuiste a la iglesia, templo o lo que sea? ¿Y aun así afirmas que eres super religioso?
¿Quieres ir a tomar algo después de trabajar? Ah, no vas a ir a trabajar. Ahhhh… pero te vas a juntar lo mismo con los compañeros de trabajo. Ahhhhhh… y después te vas a poner a trabajar ocho días seguidos sin parar.
¿Por qué gritas si no estás peleando? ¿Por qué estás peleando? Ah, no sabes.
¿Cada vez que hay una reunión alguien saca un instrumento musical, o en su defecto algo que haga mucho ruido, y te pones a cantar?
Si has respondido afirmativamente a estás preguntas, no sólo podrías ser griego o cordobés, sino que de cualquier lugar del mundo. La globalización, las migraciones e internet han hecho que todos tengamos algo de todos, y eso es grandioso. La gente usualmente odia las etiquetas y los estereotipos, yo los adoro. Nos personalizan, no hacen reír de nosotros mismos y nos otorgan un lugar especial dentro de nuestro grupo de pares. Pero no nos identifican, nuestra esencia es personal y no responde a ningún estereotipo.
En El Pantheón mis personajes son etiquetados de manera constante y a propósito. Sin embargo, mientras la historia se desarrolla, estas etiquetas se van diluyendo y van dejando al descubierto la propia naturaleza del personaje.
Uno de mis más grandes desafíos fue lograr que cada uno de ellos sea lo más real y representativo de lo que es una persona con sus defectos y virtudes, amén de su nacionalidad, religión, profesión, etc. Espero haberlo logrado a pesar de mi cualidad de ‘antisocial’ :D.